Inicio > Textos > Un suspiro hecho distrito, Barranco

Un suspiro hecho distrito, Barranco

Hay un rincón de Lima donde convive la tradición y la diversión, donde se arma la jarana y se respira un aire distinto. Barranco es uno de los últimos lugares  de la ciudad, en donde las costumbres se mantienen y el tiempo parece no transcurrir.

Escrito por: Walter López

Cuando uno piensa en Lima, la mayoría de personas suele relacionarla al cielo gris, smock, tráfico insoportable, o a cosas poco agradables. Pero hay una zona de la capital, en donde esta realidad suena lejana, un lugar que parece encerrado en una burbuja, un Y es que al pensar en Barranco, uno evoca buenos pensamientos, pues es Barranco es sinónimo de tradición, de cultura. Barranco es el puente de los suspiros y su magia para enamorar, es un vals de Chabuca Granda, es la diversión nocturna en las peñas criollas y el boulevard, es un paseo tranquilo a orillas del mar.

Barranco es magia desde su origen. Dice la leyenda, que un grupo de pescadores salió a alta mar en pleno invierno, pero la neblina les impedía la visibilidad y anduvieron perdidos por horas. Hasta que a lo lejos vieron una enorme cruz brillante, la siguieron y pudieron llegar a la orilla. Los pescadores se sintieron agradecidos al “Señor del Barranco” y hoy allí se ubica la iglesia la Ermita.

Pero la historia de Barranco no solo evoca una tradición poética, sino también heroica. Durante la Guerra del Pacífico, el ejército chileno incendió la Ermita y el puente de los suspiros; pero el pueblo barranquino supo levantarse y luchar por la patria, lo que le valió luego ser reconocida como “ciudad heroica”.

Otra demostración de la fuerza de este pueblo se dio en 1940, cuando tras un terremoto de 8 grados, destruyó gran parte del patrimonio cultural del distrito. Los barranquinos una vez más se levantaron y todos juntos lograron reconstruir lo destruído. La fuerza y valentía de este pueblo quedó otra vez demostrada.

Todo esto lo encontramos en la actualidad caminando por Barranco, se siente algo distinto en el aire. El puente de los suspiros, la alameda Chabuca Granda, las iglesia la Ermita y San Francisco, la plaza Butters, los museos de la Electricidad y Pedro de Osma. Por donde se lo mire, del puente a la alameda, Barranco es magia pura.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: